Los mosquitos son de los insectos más temidos en las zonas tropicales debido a que pueden ser portadores de enfermedades graves como dengue, malaria, fiebre amarilla, Chikungunya, etc. El control de una plaga de mosquitos suele ser una tarea ardua debido a su alta tasa de reproducción, sin embargo, existen también una larga lista de soluciones para contener una eventual invasión del insecto.

Las soluciones basadas en productos químicos o insecticidas son al parecer, las más eficaces, sin embargo, es muy probable que no sean definitivas. Su actuación sobre la población de insectos es temporal y probablemente también elimine a otros insectos en el ecosistema, provocando un desajuste de este. Además, algunos de sus componentes son nocivos también para los humanos y para algunos animales de compañía. Si bien los insecticidas y demás productos químicos suelen ser muy eficaces, en los exteriores pierden su potencia debido a la lluvia y el viento.   

Por otro lado, las soluciones que venden en farmacias o supermercados suelen estar fabricados con componentes naturales como extracto de citronela y no son dañinos, aunque pueden provocar irritaciones en la piel de algunas personas sensibles. Tienen mucha efectividad, sin embargo, no eliminan el zumbido del vuelo de los mosquitos.