Las cucarachas son insectos muy resistentes y probables transmisores de enfermedades graves como tifoidea, gastroenteritis, polio, etc. Como plaga son conocidas desde hace miles de años, ya que su dieta incluye prácticamente todo tipo de desperdicio orgánico de las sociedades humanas: líquidos fermentados, papel, cuero, pergamino, heces y restos de alimentos humanos. Las enfermedades son transmitidas por transporte de material descompuesto en sus patas, o por transmisión fecal.


El mejor método de control de cucarachas es, sin dudas, la prevención. Mientras haya medidas más estrictas de higiene que impidan la entrada de cucarachas en la propiedad, menores serán las posibilidades de una infestación. Las medidas preventivas generalmente no suponen un enorme gasto de recursos, y al contrario, a la larga es más barato y cómodo.


A continuación, enlistamos algunas medidas eficaces:

 

  • Acceso a refugios en edificios o equipamientos
  • Limitar acceso a comida
  • Limpieza periódica de lugares encerrados, húmedos y tibios
  • Vigilar la entrada de embalajes, paquetería grande o ropa sucia
  • Buena ventilación